Los Congresos de la Reconciliación cumplen 30 años

Lima, 11/03/15 (Familia Sodálite Noticias — Perú). Entre los años 1985 y 1995 se realizaron en el Perú cinco Congresos sobre la Reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II, en los que participaron millares de católicos entre obispos, sacerdotes, laicos, religiosos, religiosas de diferentes países. Estos congresos, organizados por el Sodalicio de Vida Cristiana contaron con una gran acogida por la Iglesia peruana, latinoamericana y universal.

Los Congresos de Reconciliación después de 30 años

En 1984 maduró la idea de organizar un congreso sobre la Reconciliación, un tema muy querido y desarrollado por el Papa Juan Pablo II, en continuidad con el Magisterio del Papa Pablo VI. El deseo de tratar de responder a los desafíos actuales, el compromiso evangelizador en el Nuevo Milenio, el año 1975 celebrado bajo el lema “Renovación y Reconciliación”, un vasto magisterio sobre la reconciliación y la exhortación apostólica “La Reconciliación dentro de la Iglesia” de Pablo VI fueron muy importantes. La III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Puebla en 1979 donde se trató el tema de comunión y participación, el sínodo sobre la “Reconciliación y la Penitencia”, la aparición de la teología marxista de la liberación en Latinoamérica, la guerra fría, un fresco recuerdo de las bombas atómicas, la agudización de los conflictos sociales, ideológicos y políticos, conllevaron a la necesidad de profundizar en el mensaje de la reconciliación traído por el Señor Jesús.

El I Congreso Internacional sobre la Reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II

Tuvo como sede la ciudad de Arequipa, en donde participaron cerca de 600 personas, invitados por el Arzobispo Mons. Fernando Vargas Ruiz de Somocurcio, activo promotor de estos congresos.  Los ponentes provenientes de diversos lugares de la Iglesia expusieron durante 3 intensos días de enero en los claustros del Convento de Santa Catalina. Pocas semanas antes había sido publicada la exhortación apostólica Reconciliatio y Paenitentia del Papa Juan Pablo II, documento que iluminó las reflexiones del Congreso.

I Congreso Reconciliación AQP

El hoy Cardenal y Prefecto Emérito de la Congregación para los Pueblos, Mons. Josef Tomko destacó entonces que “la raíz de las laceraciones y divisiones” se encuentra en una herida que llamamos pecado, pero “que el amor es más grande que el pecado”. El Cardenal Alfonso López Trujillo, entonces presidente del CELAM, hizo énfasis en Jesucristo Reconciliador, “el gran operador de la reconciliación”. Luis Fernando Figari dio una conferencia titulada “El pecado original: niveles de ruptura y reconciliación”, explicando las dimensiones relacionales del ser humano.

Siempre teniendo como marco la exhortación apostólica de Juan Pablo II, Mons. Karl Romer, Obispo Auxiliar de Rio de Janeiro disertó sobre la comunidad reconciliadora; el teólogo jesuita P. Cándido Pozo explicó la reconciliación del hombre con Dios; el P. Massimo Serretti abordó la reconciliación del hombre consigo mismo; y el intelectual chileno Fernando Moreno profundizó sobre la reconciliación con el prójimo. Finalmente Mons. Antônio do Carmo Cheuiche, OCD, presentó la reconciliación como un desafío y tarea en el presente y futuro de América Latina.

Muy valiosos fueron también los aportes de Mons. Oscar Alzamora, Obispo de Tacna; Mons. Bismarck Carballo, de Managua; y quien fuera más tarde Obispo de Ibarra, el jesuita Julio Terán Dutari. Este primer congreso estuvo llena de ricas reflexiones, experiencias de oración y de diálogo, que dieron como fruto un documento titulado “Temas para una teología de la reconciliación”.

El II Congreso Internacional sobre Reconciliación y la Nueva Evangelización

Realizado esta vez en el puerto del Callao, entre los días 16 y 19 de enero de 1986, el anfitrión fue Mons. Ricardo Durand Flórez, SJ, en ese entonces Arzobispo-Obispo del Callao. Hubo cerca de un millar de participantes de doce países. En la reflexión estuvo en mente el V Centenario de la Evangelización de América Latina y la necesidad de responder a esta con una Nueva Evangelización. Mons. Durand introdujo el congreso hablando sobre el reto que significaba la nueva gesta de la evangelización, mientras que Mons. Julio Terán, SJ, ensayo una reflexión sobre la evangelización reconciliadora. Luis Fernando Figari explicó la misión de los laicos en la Nueva Evangelización, mientras que el Cardenal Alfonso López Trujillo profundizó en la reconciliación centrada en la verdad y el amor, camino para superar conflictos.

1986-congreso-internacional-reconciliación-callao

Mons. Cipriano Calderón, luego Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, desarrolló la importancia de los medios de comunicación social, y el Secretario para la Congregación de los Obispos, Mons. Lucas Moreira Neves, más tarde Cardenal Arzobispo de Salvador de Bahía y Primado del Brasil, compartió sus reflexiones sobre el papel de la jerarquía en la Nueva Evangelización, que en sencillas palabras explicó el rol del Pastor en la misión de reconciliar.

El Arzobispo de Lima, el Cardenal Juan Landázuri Ricketts clausuró el congreso diciendo que “este Congreso del Callao, estoy seguro, va a contribuir notablemente no sólo a que en el Perú se tengan presentes estos dos pilares básicos de nuestra Iglesia —la Reconciliación y la Evangelización— sino también en otros lugares. Una reconciliación basada en la justicia, en el respeto a la persona humana, respetando el derecho de los demás, una reconciliación con Dios y con los hermanos que sostenga una Nueva Evangelización”.

El III Congreso Internacional sobre Liberación, Reconciliación y Solidaridad 

Abordando temas acordes con el tiempo, este tercer congreso se organizó en Tacna y Arica entre el 15 y 18 de enero de 1987. Mons. Oscar Alzamora, SM, Obispo de Tacna, inició este congreso con la conferencia “Liberación, reconciliación, realización del hombre y salvación cristiana”, donde analizó la “heterogeneidad” de la teología marxista de la liberación, señalando la necesidad de hacer una teología que responda a la pobreza y los problemas acuciantes del ser humano, y destacó el dinamismo encarnatorio que trae la reconciliación. Luis Fernando Figari señaló que ante una cultura de muerte el cristiano presenta una cultura de vida, de amor, de paz, de reconciliación. Venido de Roma, del Instituto Patrístico Augustinianum, el P. Santos Sabogal, OSA, hablando sobre “El mensaje liberador de Jesús” explicó que a la meta de la liberación radical e integral no se llega solo por la justicia, sino sobre todo por la misericordia, sin incitaciones a la violencia o a la revolución, sino por el anuncio y praxis que invita a la reconciliación.

1987-sodalicio-congreso-reconciliacion-tacna

Para comentar sobre la ruptura y la necesidad de la reconciliación y solidaridad en y con América del Norte, el mexicano Mons. Genaro Alamilla; Mons. José Dimas Cedeño, quien llegó a ser Arzobispo de Panamá; el obispo nicaragüense Mons. Pablo Antonio Vega; y Mons. Sean O’Malley, hoy Cardenal Arzobispo de Boston conformaron una mesa redonda.  Luego, en la ciudad de Arica, se realizó una segunda mesa redonda que reflexionó sobre “La urgencia de reconciliación en América del Sur”, con la participación del boliviano Mons. Alejandro Mestre; el Obispo de Petrópolis, Mons. José Fernandes Veloso; Mons. Gabriel Díaz Cueva del Ecuador y Mons. Fernando Vargas, SJ, Arzobispo de Arequipa.

El entonces Secretario para la Congregación de Doctrina de la Fe, Mons. Alberto Bovone, envío su intervención abordando la liberación, la reconciliación y la solidaridad como un trinomio temático de una Iglesia que “quiere caminar, junto con la humanidad a lo largo del camino de la historia, el itinerario de un Pueblo que tiene a Dios como cabeza y en Cristo, su Hijo, el prototipo de hombre-nuevo que debe proponer al mundo” para construir la civilización del amor.

El IV Congreso Internacional sobre Reconciliación en Tiempos de Pobreza y Violencia

Nuevamente la diócesis del Callao acogió un congreso del 3 al 6 de agosto de 1989. La reflexión se centró en la difícil situación de la realidad latinoamericana, afectada por una grave crisis, a la luz del don de la reconciliación. En una multitudinaria concentración de fieles en el pueblo joven de Gambetta Baja, miles de personas se reunieron para escuchar a la Madre Teresa de Calcuta quien ofreció un testimonio conmovedor sobre la reconciliación y el respeto a la vida. En aquella ocasión también habló sobre la reconciliación social Mons. Italo Severino Di Stefano, Presidente del Departamento de Pastoral Social del CELAM.

1989-madre-teresa-calcuta-en-Callao

Los entonces Cardenales Alfonso López Trujillo, Arzobispo de Medellín, y Miguel Obando y Bravo, Arzobispo de Managua; los luego nombrados Cardenales Augusto Vargas Alzamora, Arzobispo de Lima; Oscar Rodríguez Maradiaga, hoy Arzobispo de Tegucigalpa; y Javier Lozano Barragán, Presidente Emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios estuvieron presentes en estas jornadas. Junto a ellos el P. Cándido Pozo, SJ y el P. Teodoro Jiménez Urresti, de España; los brasileros Mons. Boaventura Kloppenburg y Mons. José Carlos de Lima Vaz, SJ, del Brasil; y otras personalidades de la Iglesia del Perú y América Latina disertaron ante un nutrido público que enriqueció con sus aportes la reflexión.

En una declaración unánime se expresó la adhesión al documento “Temas para una teología de la reconciliación” y se concluyó el congreso con las palabras del Cardenal Juan Landázuri Ricketts, quien en la misa de clausura señaló que el Cuarto Congreso Internacional de la Reconciliación “marcará un hito en la historia de la Iglesia en nuestra patria y en toda la Iglesia de América Latina”.

El V Congreso Internacional de Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio

Entendido como un hito en el diálogo de comunión eclesial en el continente americano, este congreso que se realizó en octubre de 1995 tuvo como sede la Arquidiócesis de Lima, con una mirada puesta en la celebración del Gran Jubileo del año 2000. Notable fue la presencia del Card. Camilio Ruini, Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, quien tuvo a su cargo la primera conferencia sobre “La misión de la Iglesia frente al Tercer Milenio en el magisterio de Juan Pablo II”, en la que marcó dos acontecimientos claves: el Concilio Vaticano II y el Año Santo del 2000, destacando que existía una urgencia de mostrar a Jesucristo en la Nueva Evangelización.

Relevante fue también la presencia de los obispos norteamericanos Mons. James Keleher, Arzobispo de Kansas; Mons. John Myers, Obispo de Peoria; y del entonces Arzobispo de Denver y hoy Cardenal James Francis Stafford, Penitenciario Mayor Emérito de la Penitenciaría Apostólica, quienes con su presencia contribuyeron a consolidar el don de la comunión eclesial entre el norte y el sur de América.

El entonces Vice-Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, Mons. Cipriano Calderón Polo expuso sobre “El Papel de América Latina en la Nueva Evangelización rumbo al Tercer Milenio”, tema que fue secundado por obispos y pensadores latinoamericanos desde las perspectivas de la persona humana, la familia y las estructuras sociales y políticas.

Abordando la “Reconciliación y la Nueva Evangelización”, Luis Fernando Figari señaló la necesidad de reconciliar ‘ad intra’ de la vida eclesial. El Arzobispo Primado de México, hoy Cardenal Norberto Rivera, presentó los desafíos de la Nueva Evangelización en la cultura adveniente, destacando que la acción evangelizadora se realiza por “la palabra, por las obras-testimonio, y por los valores-fuerza que impulsan la vida espiritual”.

El Arzobispo de Santiago de Chile, el Card. Carlos Oviedo, explicó la importancia del Sinodo de América que estaba próximo a celebrarse, ocasión que era una oportunidad para un encuentro de culturas en torno a Jesucristo.

La presencia de Mons. Héctor Aguer, obispo argentino; Mons. Julio Terán, obispo ecuatoriano; Mons. Pedro Antonio Fedalto, Arzobispo brasilero; Mons. Fabio Suescún, obispo colombiano; y otros participantes peruanos y latinoamericanos ponía de relieve que este congreso era una gran ocasión de comunión continental.

Finalmente en la jornada de clausura el Card. Alfonso López Trujillo pasó revista la situación del mundo a finales del siglo XX, caracterizada por una cultura signada por la deshumanización, que reclama reconciliación, donde se hace prioritaria la defensa de la familia y de la vida.

Han pasado 30 años desde el primer Congreso Internacional de la Reconciliación en el pensamiento de Juan Pablo II celebrado en Arequipa. Casi 20 años desde el último así denominado. Sin embargo el tema de la reconciliación siguió presente alentando otros congresos, simposios y eventos en diversos países donde está presente la familia espiritual.  No en vano San Juan Pablo II alentó a los miembros de la Familia Sodálite a ser “Artesanos de la reconciliación en el mundo actual”.  Llamado que señala un derrotero que sigue estando vigente hoy.

Categorías CrónicasNoticias