Siete lecciones del Camino de Santiago – Tercera parte

São Paulo, 02/08/17 (Familia Sodálite Noticias — Brasil). Del 1 al 8 de abril, el sodálite Gilberto Cunha recorrió una de las peregrinaciones más importantes de la Iglesia: el Camino de Santiago de Compostela.

Hoy continuamos con la tercera parte del testimonio de Gilberto quien resalta 3 elementos que tienen una importante enseñanza para la vida cristiana.

Puedes leer la segunda parte del testimonio aquí: https://fsnoticias.org/noticias/siete-lecciones-del-camino-de-santiago-segunda-parte-18369

5. “Buen camino”

Testimonio Gilberto Cunha-5

Grupo de peregrinos que conocí. Comenzaron en la Catedral de Tuy, en España

Este saludo es algo muy tradicional entre los peregrinos y también la forma en que muchos habitantes de las ciudades por las que pasé me saludaban.

¡Estas bondadosas personas me salvaron de muchas! Cuento rápidamente una historia. Cuando empecé el camino, como comenté antes, estaba un poco perdido. Entonces Google Maps me indicaba ir por una carretera, para llegar a la ciudad que necesitaba estar en este día.

Entonces escuché a una señora gritando. Ella paró su coche, vino a mi encuentro y me explicó que aquella carretera era de alta velocidad y que era muy peligroso seguir por allí. Ella me indicó, con mucho cariño y paciencia, una ruta más segura y dijo que no me podía llevar porque no tenía espacio. Llegué de una manera mucho más segura y fácil hasta aquella “flecha” que mencioné antes.

Experimenté este espíritu bondadoso y de colaboración durante todo el camino. Esta es una forma sencilla de vivir la caridad que nos propone Jesús. Una ayuda, sin querer nada a cambio.

Me atrevería a decir que, para quien peregrina, la bondad y el encuentro con la riqueza de tantas personas es una de las experiencias más valiosas del Camino. ¿Por qué no vivir esa bondad donde estamos, yendo contra la corriente del individualismo, del egoísmo y de la indiferencia?

6. Los lugares de descanso

Testimonio Gilberto Cunha-3

Pequeña iglesia en Barcelos, ciudad portuguesa.

Algo muy necesario durante las caminatas era hacer algunas pausas para descansar, beber agua, llenar la botella y comer algo ligero. Como el camino está muy bien planeado, hay varios puntos de parada durante la ruta de cada día.

Fue para mí un símbolo muy elocuente que varios de estos lugares de descanso fueran iglesias. Como en la foto, daban sombra, agua potable, bancas para que el peregrino pueda descansar y seguir adelante.

Además de recuperar las fuerzas, aproveché esos momentos para rezar y pedir por varias de las intenciones que llevaba en el corazón y de varios que me lo pidieron.

Jesús quiere que la Iglesia sea ese lugar de descanso para la humanidad herida y cansada de tanto pecado, de tanto mal. Quiere que te acerques para buscar ese descanso y renovación.

Una de las razones por las que hice el Camino era porque necesitaba descansar. He encontrado en las decenas de iglesias que pasé el descanso que necesitaba: “Venid a mi todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso”. Mt. 11, 28.

7. Ultreia et suseia

Testimonio Gilberto Cunha-8

A pesar de que el saludo ‘Buen Camino’ es el más común hoy en día, descubrí el ‘Ultreia et suseia’ en algunos lugares y con algunos peregrinos.

Este fue un saludo utilizado mucho en la edad media por los peregrinos. Su significado es algo como “vamos adelante, hacia adelante”, que hace referencia a seguir hacia Santiago sin renunciar. Es un saludo para que los peregrinos se animen entre sí.

Cuando dos o más peregrinos se encontraban, el primero hablaba “Ultreia!” Y el otro tendría que responder “et Suseia!”, que significa algo como “y hacia arriba”. Una alusión al destino final, la Catedral de Santiago, que se encuentra en una cuesta.

Creo que este saludo resume muy bien cómo debe ser nuestra vida cristiana. Vamos hacia adelante, sin desanimar, hacia arriba, hacia el cielo, conscientes de que el Señor camina con nosotros y nos da su gracia en cada paso recorrido.

Aquí concluyen las ‘Siete lecciones del Camino de Santiago’ de Gilberto Cunha, miembro del Sodalicio de Vida Cristiana y radica actualmente en la comunidad sodálite de Sao Paulo, Brasil.

Categorías Noticias