Sodalicio en Rio espera la visita del Papa

Río de Janeiro, 24/06/13 (Familia Sodálite Noticias — Perú). En el marco de preparaciones para la JMJ el P.Fernando Genú, fue entrevistado por un diario local limeño donde explicó el ambiente de expectativa que se vive por la visita del Santo Padre a Rio de Janeiro.

P. Genú

El P. Fernando Genú nació en Brasilia pero vivió desde muy pequeño en la ciudad de Niterói. Culminó sus estudios de filosofía y teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, después de vivir muchos años en Arequipa y Lima. Actualmente se desempeña como vicario en la parroquia Nossa Senhora da Guia, que está encomendada al Sodalicio de Vida Cristiana desde 1986. Reproducimos aquí la entrevista publicada en un especial del diario El Comercio de Lima el día 21 de junio del 2013.

¿Por qué el Papa es un gran ejemplo?

Porque hablar de Dios es sin duda hablar de su corazón y el corazón del Papa Francisco es inmenso. En todo momento ha demostrado un corazón abierto, dialogante. Es un papa argentino que ama a la humanidad y apuesta por la juventud para que sea mejor. Es una persona de casi 80 años que ha vivido una vida que vale la pena seguir.

¿Y cómo están viviendo ustedes estos días previos a su llegada?

¡Con muchísima expectativa! Son días de bastante entusiasmo porque la llegada del Papa es una bendición para nosotros. Pero también son días de arduo trabajo, especialmente para el Comité Organizador Local (COL). Solo para que tengas una idea de la magnitud de este evento: estamos esperando entre dos a tres millones de personas y vamos a contar con 237 lugares distintos donde se realizarán las catequesis.

¿Y qué ha sido lo más complicado?

Lo más difícil será recibir a dos millones de personas. Distribuirlas por Río de forma segura. Para eso, el comité cuenta con el apoyo de la alcaldía y del gobierno de Río de Janeiro.

Los jóvenes se van a alojar en casas, colegios en escuelas de samba…

¡Son locales muy amplios! De forma muy generosa nos están ofreciendo sus locales para alojar a los jóvenes. En realidad lo que necesitamos es simple: que haya un techo, un piso limpio y una buena voluntad de los peregrinos para vivir esta aventura. Porque, en el fondo, eso es: una aventura de ser cristiano y de hacer un sacrificio para estar con el Papa. Son jóvenes que creen en el amor, la paz y están contra todo tipo de esclavitud, de violencia, de egoísmo.

Cuéntame de qué te encargas tú…

Yo estoy encargado de la campaña de hospedaje en mi parroquia Nuestra Señora de la Guía. Nosotros tenemos que alojar a 800 personas. Así que me dedico a buscar los lugares: colegios, domicilios. Pero también veo la preparación de los voluntarios.

¿Cuántos son?

Son unos treinta. Entre jóvenes y mayores que apoyan los trabajos de la parroquia. Esta fue escogida como uno de los lugares donde se va a dar la catequesis. Aquí, además, vamos a ofrecer desayunos para entre 800 y 1000 personas. Y ahora también estoy trabajando en la convocatoria de los jóvenes de mi parroquia.

¿Cómo preparan a los jóvenes? ¿Les dan charlas? ¿Capacitaciones?

Primero les explicamos qué es la jornada. Hacemos un recuento de las jornadas anteriores y también profundizamos en el lema de este encuentro: “Id y haced discípulos a todos los pueblos”. La preparación también toma en cuenta la oración. Rezamos mucho en los preparativos. La parte intelectual la estamos formando en la Fe. Curiosamente, la jornada de este año coincide con el Año de la Fe Católica.

¿Qué mensaje te gustaría que dé el Papa Francisco durante su visita a Río?

Al tratarse de un evento para la juventud, mi expectativa es que el Papa le hable al corazón de los jóvenes. Él nos ha dado muestras de sencillez, de ir a lo esencial y sin duda va a encontrar mucho eco. Tengo la expectativa de que hable con fuerza contra todo aquello que esclaviza, que no permite al ser humano ser libre. Yo espero un mensaje sencillo, que sea audible para la juventud. Tengo mucha fe en su mensaje.

Tomado de

Entrevista aparecida en el suplemento especial Francisco de América, El Comercio 21/06/13